Saltar al contenido

Nebulosa del Águila o Messier 16

octubre 28, 2019

La Nebulosa del Águila fue descubierta en el año 1995 por el telescopio espacial Hubble, desde entonces llama la atención por ser una de las más bellas e inexplicables regiones de formación de estrellas. En este artículo encontrarás más detalles relacionados a este portento espacial.

Entre las maravillas de la creación se encuentra la inmensidad del universo y sus encantos, cada imagen de cuerpos celestes se convierte para nuestros ojos en un espectáculo teatral. Entre los más sobresalientes están las nebulosas, que se caracterizan por poseer una majestuosa composición y apariencia, siendo así, uno de los objetos de estudio más llamativos de la astronomía.

La Nebulosa del águila también conocida como Messier 16 se conforma por una nebulosa y un cumulo estelar abierto llamado NGC 6611 esta ubicada en la constelación la Serpiente (Serpens en ingles) se encuentra ubicada a una distancia de 7000 años/luz.

En esta nebulosa se encuentran los «Pilares de la Creación» que es una de las más bellas Imágenes obtenidas por el Telescopio Hubble. Se muestra a continuación.

Nebulosa del Aguila con el telescopio hubble
Creditos: NASA, ESA, y el Hubble Heritage Team (STScI/AURA)

Los pilares de la creación

Una parte de la Nebulosa del Águila se encarga de formar estrellas jóvenes calientes y, cada cierto tiempo, de recibir restos de estrellas muertas con el fin de dar inicio a nuevos y brillantes astros. Esto se desarrolla gracias a la combinación del polvo y gas molecular que, al ser interceptados por la luz de estrellas vecinas deja ver enormes y llamativas columnas que son mejor conocidas como “Los Pilares de la Creación”.

Como se observa en la imagen capturada por el Hubble de los pilares de la creación. Dichos pilares elevados son de unos 5 años luz de altura. La característica oscura, similar a un dedo en la parte inferior derecha puede ser una versión más pequeña de los pilares gigantes. La nueva imagen fue tomada con la versátil cámara de campo ancho 3 del Hubble. Los pilares están bañados por la luz ultravioleta de un grupo de estrellas jóvenes y masivas ubicadas en la parte superior de la imagen. Se pueden ver serpentinas de gas sangrando de los pilares y la intensa radiación se calienta y evapora en el espacio. Las regiones más densas de los pilares son material de sombra debajo de ellos de la poderosa radiación. Las estrellas nacen en lo profundo de los pilares, que están hechos de hidrógeno gaseoso frío mezclado con polvo. Los pilares forman parte de una pequeña región de la Nebulosa del Águila, una vasta región de formación de estrellas de 6.500 años luz de la Tierra. Los colores en la imagen resaltan la emisión de varios elementos químicos. La emisión de oxígeno es azul, el azufre es naranja y el hidrógeno y el nitrógeno son verdes. Nombres de objetos: M16, Nebulosa del Águila, NGC 6611

Características de M16 la nebulosa del águila

A continuación, te mostraremos de manera detallada los rasgos de la M16 que la hacen peculiar y atractiva al estudio:

Edad: 5,504 millones de años
Distancia de la Tierra: 7,000 años luz
Magnitud absoluta: -8,21
Tamaño aparente: 7,0 minutos de arco
Coordenadas: Ascensión recta 18h 18m 48s| Declinación -13° 49’ 0”
Constelación: Serpens

La M16 forma parte de una nebulosa emisión registrada como IC 4703. Se estima que el cúmulo asociado comprende unas 8,100 estrellas aproximadamente, de las cuales la gran mayoría se encuentran concentradas al noreste de los “Pilares de la Creación”.

Se cree que su dimensión comprende unas 80 masas solares y que el alance de su luminosidad supera a la del sol por ser un millón de veces más amplia, ya que en su interior se encuentran unas 460 estrellas de las más brillantes del tipo espectrales.

Descubrimientos relacionados

Alrededor del año 1746 el astrofísico suizo Jean-Philippe de Cheseaux se topó con un pequeño cúmulo de estrellas ubicado en la constelación Serpens, se trataba de la parte central de la Nebulosa del Águila, al parecer nunca logró ver a plenitud la nebulosa pues no se encontraron registros donde se hablara de ella.

Posteriormente, en el año 1764 Charles Messier, un astrónomo y caza cometas francés, pudo distinguir la nebulosa, pero no fue sino hasta el año 1995, gracias a los avances de la tecnología, que el telescopio espacial Hubble pudo captar en todo su esplendor esta majestuosidad, revelando así su existencia.

Imágenes de la Nebulosa del Águila

Fotografía original de los “Pilares de la Creación” tomada en 1995 por el telescopio espacial Hubble

nebulosa m16

Fotografía tomada en el año 2014 en homenaje a la original

Nebulosa del Aguila m16

Campo amplio de la Nebulosa del Águila

Nebulosa del Aguila

Vista desde el interior de la Nebulosa del Águila

Nebulosa del Aguila

Pilar retorcido de polvo y gas molecular de la M16

Nebulosa del Aguila

Como se ha destacado, la Nebulosa del Águila es sobresaliente por su impresionante composición y por ser testigo de la formación de nuevos cuerpos celestes, lo cual la convierte en un llamativo tema que incita a la investigación.